22.5.11

¿Cómo hemos llegado a esto?



Con motivo de los acontecimientos de los últimos días: Artículo integro publicado en  SUBTERRITORIOS.net  en Abril de 2011.

TRABAJO CONFIDENCIAL (19.04.2011)
por Subterritorios.net

Llevaba varias semanas buscando la oportunidad de ver esta película que esperaba ver desde hace tiempo, Inside Job, dirigida por Charles H. Ferguson. Estudiarla bien me parece apropiado para entender lo que busco en la sección "Arquitectura sin arquitectos", una idea ampliada de arquitectura  y territorio que trasciende la disciplina y que a la vez no le puede ser indiferente.

Arriba, viviendas desauciadas y vacías, abajo, "Tent City", campamento de ciudadanos desalojados de sus viviendas, Florida.

Esta película merece ser estudiada,  independientemente de por su valor documental, por ser una película de gran calidad cinematográfica. Al modo de la trilogía Qatsi, consigue una poética, que aun siendo evidente en cuanto a sus pretensiones, no deja de ser sutil, no jactanciosa, como podían ser los documentales de Michael Moore, por ejemplo(un abrazo,Michael Moore). En ella se consigue atrapar las repercusiones paisajísticas tanto de la burbuja económica como de la crisis financiera, algo que no resulta sencillo y que consigue de forma muy efectiva. Además mediante esos paisajes simbólicos consigue expresar ese nivel de información que nunca se conseguiría con un artículo o un ensayo más preciso y directo. En esta estrategia narrativa el guión está perfectamente estructurado, un ejercicio ejemplar. En ocasiones los cineastas, dentro de una misma película, cuentan una microhistoria que encierra todo el simbolismo poético que contiene la historia principal, buscando una mayor comprensión de la narración y permitiendo al espectador disfrutar de la trama desquitándos de parte de la atención a la información. Esto también ocurre en Inside Job, con el microejemplo de Islandia, explicando su peculiar via crucis para luego explicar el proceso más complejo a nivel global con uno de sus grandes epicentros en Estado Unidos. Su forma de explicar el caso, el acompañamiento visual de los paisajes, su explotación, y las repercusiones  generadas por la crisis, es la entrada al caso norteamericano, realizado con extraodinaria belleza, si se puede calificar así.

Pero es evidente que no tiene sentido hablar de esta película tan solo desde el punto de vista visual o poético, ya que toda esta estrategia va dirigida hacia hacer más comprensible y veraz (otro día hablaremos de la estética de la veracidad) el contenido. Y es que, es este motivo, hablar de un tema tan complejo como las circunstancias que han generado la crisis económica y financiera global, lo que creo que ha pausado más los análisis y repercusiones de esta película: los delicados y complejos temas que trata, el no saber muy bien como coger dichos datos, a parte de la indignación que generan.
Pero hay varias cuestiones significativas a nivel narrativo, que merece la pena contar, y que en Inside Job quedan absolutamente transparentadas.

Crisis Provocada: Todos intuíamos que la burbuja iba a estallar, no era normal...pero ¿cómo se genera una burbuja? ¿Es tan fácil como pedir prestamos y construir mientras se pueda?. En la película entendemos no ya cómo se genera, que es más o menos comprensible, lo radical es entender (no intuir, sino entender claramente) los intereses dirigidos para generar una crisis de estas características. Sí, interés en crear una crisis, cómo la regularización desarrollada tras la recesión por la crisis del 29 fue desmantelada en los 80, lo que generó las bases para los acontecido desde los 90. Cómo esta desregularización fue defendida a capa y a espada(y esto quiere decir de forma agresiva contra los pro-regularización) por los que han generado la locura de las inversoras financieras, las hipotecas subprime, y las aseguradoras, no por creer en la desregularización o en el liberalismo, sino por basarse en ella para estafar a una sociedad completa. A nivel muy básico, la respuesta de como puede interesar a inversores crear una crisis, la respuesta es sencilla: invirtiendo en la ruina de una sociedad.

Esquemas explicativos de Inside Job, con los símiles arquitectónicos para explicar los fraudes especulativos, y como se trasladaban las responsabilidades hipotecarias a inversores que especularon en contra de las mismas.

Invirtiendo a la contra: Este es uno de los puntos fuertes de la película, la capacidad diagramática y expresiva mediante el apoyo en el paisaje y los esquemas con simbolismos arquitectónicos, para explicar procesos suficientemente complejos como para que los autores de los fraudes salgan impunes de los procesos.
¿Cómo se engaña a todo un sistema?. La ya mencionada desregularización permitió que las hipotecas (no ya sólo las hipotecas de los pequeños propietarios, sino las grandes inversiones de ayuntamientos, grandes inversiones o estados completos), pasaran de las entidades hipotecarias (despreocupandose de dichas hipotecas), a grandes entidades financieras, las cuales aseguraban dichas inversiones. Y aquí está la principal cuestión del fraude global: A la vez que esos inversores pagaban el seguro (como uno paga el de su moto), la desregularización permitía que especuladores invirtieran en esos seguros (es decir, cinco personas más pagan también tu seguro), y los aseguradores recibían grandes bonus por estas  múltiples ventas. Pero ahora se ve claro, esa forma de proceder era sumamente arriesgada, si no se paga la hipoteca sobre la cual no había ningún responsable, la aseguradora tenía que pagar dicha hipoteca a la entidad financiera y a todos los que había invertido en ella, es decir, a los que habían invertido en que no se haría frente a esa hipoteca.
Esto fue lo que llevó a la ruina a AIG,una de las aseguradoras hipotecarias más importantes del mundo, forzando más tarde los que la había provocado (como Henry Paulson, Ben Bernecke y Tim Geithner) al rescate más caro de la historia por parte de la reserva federal, pero a los responsables no les importaba, ellos habían cobrado sus bonus y ya habían sacado sus acciones, es más, para que todo fuera como la seda, se había encargado de recomendar  las inversiones hipotecarias subprime como seguras, sabiendo que a la mayoría no se iba a hacer frente, para invertir en su contra. Básicamente, hicieron correr a un chihuaua contra un galgo, y convecieron a todos de que apostaran al chihuaua, para que les saliera a cuenta apostar  el galgo.

Henry Paulson, Ben Bernanke y Tim Geithner, tres figuras.

¿Cómo permitía la ley todo esto?: Esto es lo más quijotesco, los que hacía esta cafrada fraudulenta no eran yupies nihilistas, si no los más altos cargos y consejeros políticos estadounidenses desde la era Reagan, asentando la desregularización.
Nombres como Alan Greenspan (presidente del Banco Central y consejero de todos los gobiernos desde Bush padre), Ben Bernanke (Presidente de la Reserva Federal, consejero era Bush) o Henry Paulson (consejero y responsable de finanzas era Bush), y otros responsables, se encargaron de crear informes favorables a las aseguradoras y sobre los CDOs, convencieron a los inversores, se opusieron a la regularización y se hicieron multimillonarios con el proceso sabiendo que acabaría desmoronándose.

Arriba Robert Gnaizda, abajo Nouriel Roubini, algunos de los expertos que avisaron de diversas formas al gobierno estadounidense y a la reserca federal. (Nota geek:Como podemos ver con Roubini, algunos expertos fueron entrevistados en la terraza del New Museum de SANAA, por dar una sensación de "elegante oficina desalojada")  

Todos intuíamos que la situación de burbuja iba a explotar, pero casi todos hemos pensado que era inevitable, o que ocurren por cuestiones propias del sistema capitalisa, pero no es verdad que no se supiera cómo, o que no hubiera posibilidad de evitarlo. Hubo especialistas importantes que llevaban años intentando conseguir una regularización e intentando ilegalizar ciertas prácticas, y no estamos hablando de militantes anticapitalistas, sino gente influyente y escuchada en las élites financieras como  Reghuram Rajan (jefe de economistas de Fondo Monetario Internacional)o Robert Gnaizda (director Greenlining Institute), que se reunió con las diferentes administraciones y con todos los responsables de la Reserva Federal de diferentes épocas de Clinton y Bush (eso son casi 16 años) advirtiendo de cada uno de las cuestiones que reventaron el sistema. Incluso dentro de la misma aseguradora AIG, Joseph St. Denis, un auditor interno, renunció a sus bonus y fue expulsado por denunciar las prácticas de su empresa.

Imágenes de Inside Job, reflejo de la avaricia y excesos inversores y especulativos.

Docencia perversa: Otro de los elementos que más se agradece del documental, es el análisis sobre la introducción de los conceptos especulativos caníbales de la manera más sutil en la cultura económica. Ferguson explica como los expertos  y responsables  de económicas de las más influyentes universidades americanas, trabajaron como consejeros de las diferentes administraciones gubernamentales al mismo tiempo que trabajaban para la entidades financieras que generaron el fraude, con el agravante de usar sus estructuras docentes y sus artículos para influir en la cultura inversionista para, por otro lado, invertir en favor del derrumbe de la economía. Lo que más sorprende es descubrir que la trama, los detalles y sutilezas son tan complejas que nadie es consciente de que son parte del fraude y casi todos los responsables continúan en la actual administración Obama. Y es ese factor, en el que los responsables creen que nadie sabe hasta que punto lo son, que les pilla desprevenidos comprobar que los documentalistas si que lo saben, definiendo algunos de los momentos cumbre de la película desde mi punto de vista: los silencios incómodos tras las preguntas incómodas, las negativas a ser entrevistados, los tragos de saliva de profesores, directivos universitarios y responsables gubernamentales, que piensan que su impunidad va relacionada de un conocimiento ulterior de la situación.

Glenn Hubbard,  Jefe de consejeros económicos de Bush Jr., y profesor de empresariales de Columbia, que usó su influencia académica en su propio beneficio,como tambien hizo Martin Feldstein (Harvard), que además es un permne aspirante al novel de ciencias económicas.

Película de Terror Hiperrealista: En muchos ámbitos sociales se ha sido aventurero con las repercusiones de la crisis, se han escuchado cosas como que "paguen ellos la crisis" o aquello de "¿que va a reventar todo?, ¡que reviente ya todo!", son expresiones decididas a generar un cambio, o que ponen su esperanza en que se genere una crisis sistémica que permita la generación de nuevos modelos económicos y sociales. Y es esta cuestión la que hace que los críticos hayan definido ironicamente Inside Job como película de terror, la clarividente idea que transmite la película de que en ningún caso estamos ante una crisis sistémica, y que en ningún caso esta situación generará cambios en la economía global. Ni los lobbies ni las altas clases  económicas se ven alteradas, el sistema se ha perfeccionado y ahora, a diferencia del Crac del 29, no hay inversores saltando desde sus oficinas de Manhattan, sino una sociedad cada vez más empobrecida con cada crisis. El sistema comprueba sus límites y asegura cada vez mejor la supervivencia de sus élites. Leía hace tiempo a Rem Koolhaas (un abrazo, Rem Koolhaas)opinando que China había salvado la sociedad capitalista, y en este documental se comprueba lo cierto de estas afirmaciones, como el alto grado de regularización China han permitido que las elites financieras estadounidenses hayan tirado por la borda su sociedad sin hacer correr riesgos a los sistema productivos, sabiéndose protegido por el epicentro asiático.