26.5.11

Geografías del 15 de Mayo

Lo que ha ocurrido desde el 15 de mayo en todo el estado Español ha trascendido de tal manera que por fin no resulte trivial asistir a una manifestación.
El Domingo 15 de Mayo había varios planes, uno era la inauguración del escenario de "Estoesunaplaza", y en la misma tarde la manifestación convocada por "Democracia Real Ya". A la manifestación "había" que ir, prometía ser memorable, pero me parecía más productivo apoyar un proyecto de espacio público autogestionado que asistir a una manifestación. Las manifestaciones me dan pereza, son necesarias, pero suponen una dicotomía: su propia legalidad, otorgada por los sistema contitucionales les arranca su sentido crítico, es más, hacen que las propias instituciones a las que las criticas van dirigidas parezcan más democráticas de lo que son por permitir la protesta. Así que finalmente hice ambas cosas y ambas fueron estupendas.
Pero es muy distinto el proceso en el que derivó la manifestación del 15M. Más allá de los margenes de la manifestación, la indignación colectiva desenvocó en todo un acontecimiento de autogestión democrática del espacio público, algo que sí que valía la pena realmente.
Apropiación del espacio público en el 15M.


1. Sorpresa y Geoestrategia.
El proceso pilló a todos desprevenidos, a los propios manifestantes incluidos, un auténtico caso de inteligencia estratégica de enjambre.
La clase política ni se olía lo que este proceso significaba. Los movimientos geoestratégicos se iniciaban. El PSOE, temeroso de una burla ciudadana, transladaba su último mitin antes de las elecciones, de la pública Plaza Mayor de Madrid a un seguro pabellón deportivo. Por su parte, el caso de Esperanza Aguirre me parece el ejemplo perfecto del político estandar hacia los que se dirigía la indignación. Aguirre es el caso de una política a la que personalmente, yo no era capaz de ver como una estratega inteligente (siempre me viene a la mente su bobalicona época de Ministra de Cultura),hasta que vine hace tiempo a vivir a Madrid. En la clásica y funcional estrategia de calificar a los indignados como "antisistema", sin enterarse de nada, retaba a los "antisitema" a presentarse a las elecciones, cuando todos sabemos que "si votar sirviera de algo, sería ilegal", como decía un eslogan de la Puerta del Sol. Fue en este momento donde se vió con transparencia la especial obsesión de Esperanza Aguirre (y único interés en lo público) por la simbología estratégica, al retar a los acampados a manifestarse junto a la Moncloa o Ferraz, en lugar de en la Puerta del Sol,suponiendo además que no somos conscientes de que existe una multiplicidad de Diputaciones, Ayuntamientos y Comunidades que son más influyentes sobre nuestro día a día, y cuyas estructuras son más fáciles de hacer realmente democráticas, que el mismo gobierno central. Visto lo visto en las elecciones del 22 de Mayo, tenía algo de razón al suponerlo. Sea como fuere, la preocupación de Aguirre se reducía al simbolismo del emplazamiento de la protesta, junto a la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, y junto a la obra que trajo locos a los madrileños hasta el años pasado y uno de los símbolos del PP madrileño.
Esperanza Aguirre, esperta en estrategia simbólica: Atuendo clásico y azul para una entrevista en TVE (generalista y neutral), y de cuero negro en la desaparecida CNN+(en España,especializada y progresista).En ambos casos a juego con la linea visual de las cadenas.

A la izquierda, antisistema (de negro) generando disturbios en el espacio público de Madrid. A la derecha, fuerzas del orden (en colores violeta) desautorizan las acciones violentas en Granada.[Imágenes de Público y El País]

2. Subversión Simbólica.
Todos conocemos, más o menos, los lenguaje de la subversión militante, y por otro lado todos sabemos tambien como la élite política utiliza el espacio público como propaganda de su éxito político. A este respecto el movimiento del 15M ha sido especialmente hábil. Por un lado consiguió esquivar rápidamente los bulos sobre violencia para desautorizar las cargas policiales y la demagogia de la violencia de las protestas, pero se han realizado ciertas estrategias autoreguladas por la multitud que son reseñables:

2.1.Des-simbolización de la indignación.
Todo son pancartas, motivos, ideas, esloganes, casi siempre personales, no necesariamente representativos, pero se ha autodesautorizado toda representación que permitiese la división del proceso, toda representación identificativa, ya que en realidad es una estrategia tan desfasada como la actual dinámica democrática: nada de banderas (ni republicanas, ni sindicalistas, ni comunistas, ni revolucionarias, ni anarquistas, ni nada...), ni partidos que buscaran absorber, ni colectivos que pudieran capitalizar, centralizar o lateralizar el proceso. Los militantes  y colectivos que en realidad han estado luchando desde hace tiempo en estas reivindicaciones se quedaban al margen, esto también les cogía por sorpresa, pero además estaban sensibilizados con la necesidad de que este proceso fuera acogido desde la ciudadanía, sabiendo que sus movimientos generan afinidades y extrañamientos. También inteligente estrategia (de nuevo no premeditada, sino improvisada por la inteligencia colectiva) ante los medios, obtusos siempre a la hora de etiquetar, y que ante la inteligencia, tolerancia y habilidad mediadora del sistema indignado, no podían más que alabar el proceso, o hacer el ridículo al criticarlo.
Actividades y organización indignada. [Imágenes de Subterritorios.net]

2.2.Re-simbolización del espacio público.
Como sabemos, la élite política celebra como triunfos, antes de las elecciones, la finalización de las obras públicas antes de las elecciones, como si se tratase de exitos personales,  y no como parte de su obligación en la gestión de la inversión pública. Del mismo modo, buscan obras arquitectónicas contemporáneas tan solo con la finalidad de crear totems estratégicos y simbólicos, juego al que los arquitectos nos prestamos sin dudar, al igual que entienden el espacio público como un jardín privado regulando y parametrizando la forma y protocolos para su uso. En este sentido, el movimiento del 15M ha generado un auténtico proceso de ocupación de la plaza y reapropiación de los símbolos arquitectónicos comunes. Llama la atención alguno de los casos más destacados, como la reapropiación de la estación de Sol, simbolo del gobierno madrileño(tanto estatal, como comarcal y municipal). "Un caleidoscopio urbano que refleje la gran variedad de actividades de la plaza", era el eslogan político del proyecto de Antonio Fernández Alba, y que por fin pudo serlo como receptáculo de los eslóganes espontáneos. Del mismo modo ha pasado en el resto de plazas en los que se han producido concentraciones, llamando la atención la Plaza de la Encarnación, quebradero de cabeza de los sevillanos desde 2005 y reciente estandarte del Ayuntamiento de Sevilla, ahora una buenas setas fractales como telón de fondo del 15M en la ciudad.

Arriba: Ocupación de la Puerta del Sol, símbolo de la política urbanistica e infraestructural de la Comunidad de Madrid y su totem, la estación de Sol.Abajo: ocupación de la Plaza de la Encarnación, símbolo arquitectónico del Ayuntamiento de Sevilla.[Imágenes de Público y El País]
3.Ocupación y Autogestión.
Es justo en este momento donde se genera una auténtica democracia, el campamento se complejiza, la ayuda abruma y su gestión es fundamental. Las actividades se multiplican, es en ese momento en el que se hace significativa la cita de Buckminster Fuller:"No vamos a ser capaces de pilotar nuestra Nave Espacial Tierra durante mucho tiempo más, a no ser que entendamos que es una única nave, y que nuestro destino es común. Tenemos que ser todos, o no seremos ninguno", incluso mejor esta:"Si metemos a todos lo políticos y burocratas en una nave espacial fuera del planeta Tierra durante una vuelta al Sol, al volver a recibirlos estaríamos exactamente igual que un año antes". Esta es la magia de Sol, la demostración de que la sociedad horizontal es posible, la capacidad organizativa de la multitud es innata a la condición humana, con la veracidad y sinceridad de una sociedad surgida de manera espontánea, la belleza que irradia, lo envejecida y triste que parece nuestra urbanidad cuando esta fuerza surge con su hermosa INGENUIDAD. Ingenuidad, ¡sí!, ¡HERMOSÍSIMA INGENUIDAD!, que la triste inteligencia de los listos siempre busca apagar, como así ocurrirá, como así está ocurriendo, pero no pasa nada, la ingenuidad volverá a resurgir, que más nos da a los ingenuos, ¡Vive l´ingénuité!. La ingenuidad se vuelve inteligencia en forma de espacio ocupado, simple en su particularidad, complejo en su conjunto, incomprensible si no se participa de él, directo y sencillo en su uso. La "melé" varía, los nucleos duros de actividad se turnan articulándose con la variabilidad de manifestantes y curiosos en una unidad compleja, como dice Amador Fernández Savater, la cresta de la ola y su base, perfectamente acompasados, de una manera en la que ambas partes están donde quieren estar. Espacio fenomenológico en plena acción.
Secuencia de capturas de del streaming de SolTV sobre AcampadaSol de las 24 horas decisivas del 20 de Mayo al 21 de Mayo, el dia transcurrido desde la prohibición de la Junta Electoral hasta su entrada en vigor. [Secuencia de Subterritorios.net]
4. Difusión y expansión.
Incluso en estos procesos de liberación existe lo políticamente correcto y lo políticamente incorrecto. Lo políticamente incorrecto en este movimiento es hablar de jerarquías, llámalo lógica procesual, pero hay que hablar de lo ocurrido en Sol y lo ocurrido en el resto de acampadas. Existe una razón muy sencilla para la diferencia (bendita diferencia, Vive la difference!), a pesar de que no nos guste la centralidad (la chispa podría haber surgido en cualquier lugar), es en Sol donde surge la energía inmanente, la masa y el volumen necesarios, el momento oportuno para asentar un espacio donde ejercer la democracia directa, y gracias al feedback generado previa a las manifestaciones del 15M provoca una rápida extensión del proceso a lo largo del estado. La globalización también aparece como un condicionante no solo al servicio del libre mercado, sino para contagiar de una rebeldía necesaria, la indignación no es local, sino compartida en toda una generación "occidental", porque recordemos, como comenta Manuel Castells, que esta crisis no es global, y ni sitémica, y ni mucho menos una crisis del capitalismo, sino que es un crisis generada por las élites europeas y norteamericanas, una crisis de la cultura hegemónica.

Asambleas y acampadas en diferentes puntos del estado, de arriba a abajo e izquierda a derecha: Santiago de Compostela, Barcelona, Valencia, Valladolid, Granada y Vitoria. [Imágenes de Público y El País]




Extensión de acampadas y manifestaciones de apoyo.[Vía The Techno Ant, ver tambien spainrevolution.]
5.Retirada y efectividad.
O tambien un "¿y ahora qué?", es quizás el "trending topic". Desde mi punto de vista la generación de nuevas propuestas y la extensión del proceso puede ser contraproducente. Digo esto porque quien ha preguntado contínuamente sobre las propuestas del movimiento han sido las partes opositoras al proceso, o resumiendo, el conservadurismo neoliberal, expertos en absorver y desautorizar. Los que han participado del proceso o han sido afines saben perfectamente lo que se busca y porque ha ocurrido, extenderlo más allá solo serviría para que aquellos mismo anulen el discurso. Para empezar, ya he escuchado a políticos, por ejemplo, hablando de su partido como un "partido transversal". El éxito del proceso ha sido su afinidad con la ciudadanía, extenderlo no va a servir para generar un cambio político real, solo que éste consiga agotarlo y desautorizarlo. En cambio retirarse a tiempo puede ser útil estratégicamente para una vuelta en un futuro próximo, evitando el artazgo de medios, vecinos, comerciantes, que puede dañar y estigmatizar la imagen mediática y social del movimiento. Creo sinceramente que en este caso es más importante la acción que la conlusión. Tras el 22M, estos días son más tranquilos para la reflexión y para la organización de la retirada, ¡y realizarlo como una gran fiesta!. Eso sí, hay que conocer los parámetros que rigen el éxito del proceso, entre los que se encuentra la coordinación analógica-digital, y no se puede quedar atrapado en sus propias reglas y condicionantes, si el proceso no se reinventa y perfecciona se quedará desfasado, es algo que nos ha enseñado la era digital. Todos esperamos que este proceso avance, y que #acampada 2.0 sea un paso hacia adelante en un futuro próximo. La multitud conectada ya está trabajando en ello.


[Imágenes: Subterritorios.net]