11.1.15

Microcosmic Aquaculture

En la investigación desarrollada en 2010 "Sistema de Dispositivos Metropolitanos" usaba un concepto que denominaba "Ecosistema Invertido". De esta forma buscaba denominar los procesos que permiten regenerar ecosistemas de forma artificial y es la mejor forma que encuentro para describir este proyecto del equipo Bitterbang que ellos denominan Microcosmic Aquaculture.




El proyecto entra en la categoría de los proyectos que circulan fuera de cualquier esquema profesional, surgidos desde lo puramente académico o teórico, pero que considero de vital importancia tanto su difusión como su desarrollo por lo que tienen de estimulante tanto intelectual como culturalmente, así como la capacidad de crear una estética de la convergencia de la tecnología y la naturaleza que considero fundamental. También por su cualidad de investigación básica, lugar intelectual donde considero que los arquitectos más podemos aportar. 

El proyecto trata de un prototipo de orbe gelatinoso biodegradable que funciona como catalizador de un ecosistema. El orbe, mediante formado a partir de sustancias que favorece la formación de vida marina, hasta llegar al punto de que esta misma lo colapsa y desaparece. Esta cualidad, el destino final de desaparecer, es su característica más interesante. Ya publicamos un artículo de Francisco Álvarez Lloret sobre la solución de arrojar al mar armazones de maquinaria militar y de transporte para provocar la formación ecosistemas de arrecife, con la diferencia fundamental que supone  la alteración del fondo marino y la casi inexistente biodegradabilidad. 

Si entendemos la arquitectura como el nexo entre el medio y sus habitantes, el catalizador de las relaciones entre ellos, este sería un ejemplo claro de arquitectura post antropocéntrica.

De cualquier modo parece que sería lógico que la capacidad de generar técnica y artificios de las sociedades humanas que provocan unos desajustes ecológicos desastrosos, fueran reconducidos hacía favorecer la producción de nuevas naturalezas y la recuperación de ecosistemas. Los océanos tienen una descomunal capacidad volumétrica de albergar vida, tiene a su favor ser un medio donde la presencia humana es despreciable y a su vez es fundamental para la producción de Oxígeno, un 70% del total planetario. Por este motivo parece no tan complejo favorecer la producción de vida en el mar, siendo además una forma de agricultura marina (acuicultura) como forma de optimización de los recursos alimentarios. Una opción de investigación de lo más estimulante.